Tea Drén.500 ml

21,00 

Diurético- Drenador

PRESENTACIÓN: Frasco de 500 ml.

INGREDIENTES: Fructosa, Zumo concentrado de piña, Citrato de magnesio, Gluconato de potasio, Vitamina C, Citrato de potasio, Piña, Rábano negro, Bardana, Bioflavonoides cítricos, Ortosifón, Vara de oro, Cola de caballo, Hamamelis, Vid roja, Zarzaparrilla, Ginkgo Biloba,Vitamina B3, B2, B6, B1, Sulfato de manganeso, B12, Diluyente (Agua purificada) y Aroma de piña.

USO TRADICIONAL DE SUS COMPONENTES:

BARDANA (Arctium lappa). Es depurativa, diurética, sudorífica y estomacal. La raíz, por su mayor contenido en inulina, ácidos fenólicos, sales de potasio y antibióticos vegetales, tiene más efecto colagogo (estimula la producción de bilis), antimicrobiano e hipoglucemiante (útil para diabéticos). Las hojas son vulnerarias y cicatrizantes.
Es un depurativo muy efectivo para limpiar la sangre y el sistema linfático. Disminuye congestiones e hinchazones, elimina toxinas (sea por la piel o por la orina) y precipita el ácido úrico. Indicado para reuma, artritis, ciática, gota, acidez sanguínea, edemas, cálculos (renales y vesiculares), acné, eccemas, erupciones, resfríos con fiebre y dolor de garganta, afecciones gástricas, hepáticas y biliares, cistitis, infecciones urinarias, nefritis, herpes y diabetes. En oriente se la considera estimulante del sistema nervioso y vigorizante sexual. Estudios recientes demuestran que reduce el tamaño de tumores cancerosos.
ZARZAPARRILA (Smilax aspera L.). Es uno de los mejores depurativos de la sangre. También actúa como diurético, por lo que se emplea en las enfermedades de los riñones y la vejiga. Actúa como sudorífico y en las enfermedades de la piel en el acné juvenil, el eczema, y en la sífilis.
RABANO NEGRO (Raphanus sativus). Contiene compuestos orgánicos azufrados que favorecen el drenaje del hígado y la vesícula biliar, y debido a esto, ayuda en la eliminación de residuos y toxinas. Sus propiedades coleréticas (estimulantes de la secreción biliar) y colagogas (facilitan la eliminación de las bilis) hace que el rábano negro se utilice para aliviar los problemas hepáticos y biliares (insuficiencia hepática, cólicos hepáticos, migrañas de origen hepático, alergias, digestivas, etc.)
HAMAMELIS ( Hamamelis vírginiana ). Las hojas de hamamelis contienen taninos y flavonoides. Gracias a estos principios activos se utiliza esta planta en el tratamiento de los trastornos circulatorios.
La hamamelis es uno de los más potentes astringentes. Los taninos ejercen una acción venotónica que facilita la contracción de los vasos sanguíneos, las venas y capilares favoreciendo el flujo sanguíneo. Esto hace del hamamelis un vasoconstrictor y tónico venoso. Utilizado en el tratamiento de las varices, hemorroides, flebitis y diarreas. En cuanto a los flavonoides, ejercen una acción vitamínica P que se traduce en un aumento de la resistencia de las pequeñas venas y capilares y en una disminución de la permeabilidad capilar (salida del líquido capilar) responsable del edema y la  inflamación. Además el hamamelis posee importantes propiedades antioxidantes que protegen la pared de las venas y los capilares.
Se utiliza también en casos de reglas muy abundantes.
VID ROJA (vitis vinífera). Sus propiedades se deben a sus sustancias vasoprotectoras. Permite combatir la insuficiencia venosa y la fragilidad capilar cutánea (por aumento de la resistencia de los vasos y disminución de su permeabilidad). Los taninos de la vid roja favorecen la contracción de las células musculares de los vasos sanguíneos, facilitando el retorno venoso de la sangre acumulada en las piernas hacia el corazón. Por lo tanto, sus hojas actúan como eficaz tónico venoso de uso en: varices, hemorroides, flebitis, edemas, fragilidad capilar, oliguria, diarrea, dismenorrea, metrorragias.
Además es antiespasmódico, hipnótico y sedante. Se usa en la ansiedad, estados nerviosos e hiperexcitación, neurastenia, neurosis, insomnio, arritmias, taquicardias, trastornos nerviosos de la menopausia.
Por otra parte, la vid roja gracias a los proantocianósidos de sus hojas permite una acción antirradicales libres y una estabilización del colágeno presente en las membranas de los vasos sanguíneos.
GINKO BILOBA. Acción Farmacológica: Neuroprotector, vasodilatador periférico, protector capilar (aumenta la resistencia y disminuye la permeabilidad), venotónico, antiagregante plaquetario, diurético.
Indicaciones: Varices, hemorroides, insuficiencia circulatoria cerebral crónica, cefaleas vasculares, insuficiencia vertebrobasilar, pérdida de memoria, reducción del rendimiento intelectual, vértigo y acúfenos de origen vascular, mal de altura, fragilidad capilar, flebitis, tromboflebitis, hipertensión arterial, retinopatías, claudicación intermitente, demencia senil, demencia vascular. Prevención de la arteriosclerosis y tromboembolismos
ORTOSIFÓN (Ortosiphon stamineus). Conocido también como té de java, ha sido usado tradicionalmente para eliminar el exceso de líquido acumulado en el organismo humano. De efectos diuréticos, el ortosifón también contribuye a suprimir el ácido úrico, además de impulsar una acción antioxidante por su capacidad para expulsar los productos de deshecho resultantes de la oxidación de los radicales libres. Rico en Potasio.
VARA DE ORO (Solidago virga aurea L.). Favorece la formación de orina y disuelve las piedras renales, se emplea en las irritaciones del aparato urinario siendo antiséptica y antiinflamatoria. Hace desaparecer los dolores al orinar en las cistitis y elimina el sedimento, transformando la orina turbia en clara y transparente.
COLA DE CABALLO ( Equisetum arvense L ). La acción más notable de la “cola de caballo” es la diurética: debido a su riqueza en sales de potasio, flavonoides y sapónidos, aumenta el fluido urinario. Por ello se la indica, tanto para remediar la retención de líquidos general o localizada, como para otros problemas genitourinarios: cálculos renales, infecciones urinarias, cistitis, uretritis, inflamaciones de la vejiga o próstata.
BIOFLAVONOIDES. Cicatrizante de las heridas. Fortalecen las paredes de los vasos sanguíneos siendo, pues, muy convenientes en caso de hemorroides, hemorragia nasal, personas a las que les salen fácilmente cardenales o moratones al mínimo golpe, etc. Los bioflavonoides pueden ser un buen aliado para los problemas cardiovascular ya que regulan la coagulación (previniendo las trombosis y las hemorragias); evitando que el colesterol se oxide; fortaleciendo los vasos sanguíneos y dándoles flexibilidad, etc. Su uso es muy aconsejable en la mayoría de problemas circulatorios (flebitis, úlceras varicosas, varices, arterioesclerosis, etc.). Ayudan a absorber la vitamina C. Los bioflavonoides también actúan como antioxidantes ya que ayuda a que la vitamina C mantenga equilibrados nuestros niveles de colágeno (sustancia que da elasticidad a nuestra piel). Eliminan el exceso de Cobre de nuestro organismo. Los bioflavonoides ayudan a protegernos de las infecciones.Síntomas de posible falta de bioflavonoides:Uno de los síntomas más evidentes de su déficit o que podemos estar necesitando bioflavonoides es la tendencia a los sangrados, hemorragias y facilidad para tener cardenales o moratones en las extremidades.

INDICACIONES:

  •  Retención de líquidos:
    Muchas personas suelen retener líquidos sin deberse a causas graves, pero puede llegar a estar relacionada con afecciones en órganos tan importantes como el riñón, el hígado o el corazón.
    Si presionas tu piel con un dedo y queda marca durante un tiempo, acude al médico.
    Al contrario de la imagen que tenemos habitualmente, las venas no son conductos estancos, sino que su recubrimiento permite que entren o salgan líquidos.
    Cuando, por alguna razón no funciona bien el mecanismo que regula cuánto líquido debe pasar hacia un lado u otro de las venas puede acumularse un exceso de fluidos en determinadas partes del cuerpo.
    Si el agua del organismo supera las tres cuartas partes del peso corporal (el 75% del mismo), hay retención de líquidos. Las razones para que esto ocurra pueden ser muy diversas, como que las venas no tengan suficiente consistencia para retener el líquido o que haya demasiada presión de la sangre en ellas. También puede haber problemas relacionados con las hormonas encargadas de regular el mecanismo por el que las venas se hacen más o menos permeables.
    Cuando nuestros tobillos, piernas, abdomen, están más hinchados de lo habitual y no sabemos la causa, probablemente tengamos retención de líquidos ya que éstos se acumulan en nuestro organismo teniendo la sensación de haber ganado peso cuando lo que ocurre es que estamos sufriendo el producto de un trastorno metabólico producido por diferentes causas.
    Este efecto se produce cuando existe un desequilibrio en los líquidos de nuestro cuerpo. En los vasos sanguíneos se depositan demasiado líquido y en los tejidos corporales o el líquido que se almacena en estos no se elimina a través de la sangre de forma normal. Lo mismo ocurre cuando los vasos linfáticos son incapaces de transportar con los líquidos linfáticos el exceso de líquidos
    del organismo. En este momento nuestro cuerpo comienza a retener líquido.
    Muchas pueden ser las causas de las que se deriva este mal funcionamiento como el embarazo, mal funcionamiento de las glándulas linfáticas, padecer insuficiencia renal, cardiaca o hepática, obesidad, etc. Trastornos que ocasionan un mal funcionamiento de nuestro cuerpo desequilibrando los niveles de líquidos en el organismo.
    Otras causas de retención de líquidos pueden ser externas a nosotros como permanecer de pie o sentado durante muchas horas, utilizar ropa demasiado apretada que empeora la circulación, el calor y la humedad excesiva al igual que el abuso de sal en nuestra alimentación. Lo mismo sucede con algunos medicamentos que facilitan la retención de líquidos en nuestro cuerpo
  • Trastornos hepáticos:
    Especialistas y expertos recomiendan, al menos una vez al año, depurar nuestro cuerpo para eliminar así todas las toxinas y desechos que no necesitamos. El hígado cumple la función de desintoxicación del cuerpo, ya que convierte las sustancias tóxicas en menos dañinas y, por ende, factibles de ser excretadas, principalmente si nos hemos expuesto a tratamientos severos de fármacos o quimioterapia.
    Junto al hígado trabaja la vesícula biliar cuya principal función es la de concentrar la bilis, sirviendo a su vez para la digestión de las grasas.
  • Cómo cuidar hígado y riñón:
    Diversos expertos recomiendan su depuración aproximadamente de cada seis meses. Pero para poder cuidar el hígado, en primer lugar se deben conocer qué alimentos son perjudiciales para éste. Entre esos alimentos nos encontramos con los alimentos procesados, grasas animales, embutidos, y alimentos muy salados, asados y azucarados. También comer en abundancia .
    Para cuidar el riñón debemos evitar en primer lugar, por ejemplo; excesos de sal, proteínas, alimentos con residuos ácidos (como las lentejas, nueces, café, alcohol, las ciruelas o los arándanos), alimentos con alto contenido en purinas (sardinas, arenque, vieiras, anchoas, embutidos, legumbres y vísceras) y aquellos alimentos con alto contenido en potasio (espinaca, apio, batata, achicoria, naranja, repollo y patata). puede ser perjudicial para el hígado, ya que las comidas muy abundantes llevan a que éste se sobrecargue.
  • Trastornos circulatorios:
    Insuficiencia venosa (cuando las venas en la piernas son incapaces de bombear sangre adecuadamente de nuevo al corazón). Venas varicosas.
  • Obstrucción de los ganglios linfáticos en las piernas :
    Esto es un bloqueo de los ganglios linfáticos, los vasos que drenan líquido desde los tejidos a través de todo el cuerpo y permiten que las células del sistema inmunitario viajen hasta donde sean requeridas.
    La obstrucción linfática también se llama linfedema, que significa inflamación de los conductos linfáticos. Los ganglios linfáticos se pueden inflamar por cualquier razón. Infecciones cutáneas tales como celulitis (más común en pacientes obesos)
    Síntomas: El síntoma principal es la hinchazón persistente (crónica), usualmente de brazos o piernas. La celulitis recurrente o la infección cutánea pueden lesionar los vasos linfáticos y ocasionar un  infedema del área afectada, lo cual se observa más comúnmente en pacientes obesos.
    No debemos olvidar que es una anomalía que se puede evitar con un tratamiento adecuado. Normalmente, si su origen es orgánico nos debemos poner en tratamiento y será este el que nos dicte las pautas a seguir. Si por el contrario la retención es debida a causas externas podemos ayudarnos de sustancias naturales y de una adaptación de la dieta para recuperar los niveles de líquido de nuestro cuerpo.

MODO DE EMPLEO: Tomar una dosis (15 ml) antes del desayuno y comida.

 

 

Información adicional

Marca

mililitros

0
TU CARRITO
  • No hay productos en el carrito